LAS REGUERAS

LAS REGUERAS

Sin duda una de las peculiaridades históricas de este pequeño Concejo, reside en su riqueza arqueológica.

El solar del municipio cuenta con una completa secuencia de yacimientos, sobre todo prehistóricos y de la edad antigua, que constatan una continuada presencia de las comunidades humanas en estas tierras.

En el Concejo se encuentran las cuevas de Sofoxó en Tahoces, y de la Paloma, en Soto, con sus magníficas estratigrafías del Magdaleniense , y modestas representaciones del arte paleolítico rupestre, como son los grabados de la cueva de Las Mestas en Tahoces, declarada bien de interés cultural. Las Regueras cuenta con los yacimientos más importantes del período Azilense hallados en la zona central asturiana, que se encuentran en la cueva de la Paloma y de la Cueva Oscura de Ania.

El período Neolítico está representado con dos grandes concentraciones de estructuras tumulares, una en Piedrafita de Soto, y otra en el Llano de la Vara, en Trasmonte.

Existen tres castros en los lugares de El Castillo de los Vallaos y El Castriyón, ambos en la parroquia de Valduno, y en El Pico Ruedes.

Se han constatado en Las Regueras, evidencias de emplazamientos romanos (villas), así como la existencia de una Vía Romana, cuyos restos a su paso por el municipio, han sido estudiados, y se sostiene que se trata del tramo final de la famosa Via de la Mesa, que cruzaba la cordillera de sur a norte, y que pasaría por Las Regueras para dirigirse a Lucus Asturum (Lugo de Llanera) y Gegio (Gijón), parte del trazado, fue empleado en etapas posteriores, integrándose en el Transitado Camino de Santiago.